sábado, 3 de diciembre de 2016

Bajo del 1500

Bajo del 1500

En el SSRN, en el posicionamiento global (de todas las disciplinas de ciencias sociales y humanidades), sigo batiendo mi récord personal:

Jose Angel Garcia Landa Author Rank is 1,494 out of 325,092

Me había planteado como objetivo llegar a estar entre los primeros 1500. Ahora claro, visto que la cosa avanza, tendré que subir el listón, y a ver si llego a estar entre los mil primeros.... no sé si debería conformarme con los 1250, pero es que mil sería tan redondo. Ya iremos viendo.

Sólo observar que de mi propia disciplina debo de estar entre los primerísimos puestos, porque en otros parámetros (por número de artículos aceptados en concreto) tengo mejor posicionamiento, y no veo a nadie de filología, por no decir a nadie humanidades, cerca de esos puestos.

______

A ver, está difícil esto de subir al puesto mil. Veo que con los últimos datos actualizados, ya he vuelto a decaer del puesto 1500.... con lo cual no sé que les diga. Hay otro dato positivo, sin embargo: las cifras que digo son de descargas totales, desde que se creó SSRN hace 20 años. Si tomamos los datos de los artículos subidos en el último año, esoy mucho mejor posicionado: en el puesto 627 estoy.

Y en el 51 por número de artículos aceptados este año; y el 7 (el 7 mundial, modestamente insisto) por número total de artículos aceptados. Que no son los más leídos de media, también eso se desprende de los datos, y es que ya decía Ortega que hay que dirigirse a la inmensa minoría.




—oOo—

A little bit of Madeleine Peyroux

Retropost #1246 (3 de diciembre de 2006): I'm All Right



No es una autoevaluación, aunque más de una estaría de acuerdo; ni siquiera una expresión de sensaciones (aunque también). Es un vídeo de Madeleine Peyroux que me ha gustado surfeando por la página de Suigéneris, y aquí lo pongo:



 
Aparte de esto llevo un día muy musical; hemos estado vagueando y viendo un concierto que me he comprado, de Les Enfoirés, una gira benéfica que hacen juntos varias decenas de los cantantes franceses más conocidos. Conocidos allí, porque aquí, a un metro de la frontera ya no conocemos a ninguno, ni jamás se acercan por aquí, y eso que también los hay buenos.  Aquí hay un par de canciones del concierto que digo. El principio, "Le jour s’est levé"... vaya, desaparece de la red. Pongo la versión original:






Ya puestos en haguina, aquí va otro vídeo de una de mis favoritas francesas de esta pandilla, Patricia Kaas, un clásico: "Entrer dans la lumière".




Y poco más hoy. Estamos por aquí tan ricamente. Ha venido un amigo de Álvaro a verlo (su madre trabaja en la puerta de al lado), y luego nos hemos salido a ver el mercadillo navideño, donde me he comprado una vieja edición de una novela de Nabokov, Risa en la oscuridad. Recomendable, excepto para leérsela a un ciego.






Dejo los vídeos muertos del retropost esta vez, como demostración práctica de lo efímero de la Red. Otro día los cazo.
—oOo—


Sin Complejos: La reforma de la Constitución

Retropost #1245 (3 de diciembre de 2006): Sobre estilo, crítica, comunicación y narración ficticia





En "Une théorie mentaliste du roman", localizable en Vox Poetica, Sylvie Patron comenta la obra de Jon-Arild Olsen L'Esprit du roman: Oeuvre, fiction, et récit (Peter Lang, 2004). También tiene allí esta entrevista con el autor. Ambas tienen que ver con algunas cuestiones que me ocupan últimamente, como la narratividad, la intencionalidad y la descripción estilística. 

"Qu’est-ce que le style ? À l’opposé des conceptions dominantes du style, qui sont toutes anti-intentionnalistes, Olsen affirme que 'le style comprend toutes les propriétés intentionnelles de l’œuvre qui ne sont pas communiquées. Le style n’est donc pas généré par un code comme la signification des phrases et il n’est pas non plus communiqué de façon inférentielle comme le sens des énoncés ; identifier le style ne consiste ni à décoder des significations, ni à inférer des sens, mais à identifier celles des propriétés intentionnelles de l’œuvre qui sont dépourvues de fonction communicative' (p. 39)."

Me parece excesiva esta restricción del concepto de estilo. Hay aspectos deliberadamente comunicativos del estilo, diría yo, aunque no agoten éstos el área de lo que es estilo. El estilo no comunicativo, podríamos decir, es generado entonces tanto por el autor (o la obra) como por la perspectiva desde la que ésta es contemplada, y que permite que ciertos elementos no intencionales resalten. Depende también del analista o crítico que es capaz de hacernos ver el estilo como un objeto identificable, formulando sus rasgos en un discurso que (esta vez sí) es comunicativo. También hace una labor crítica comparable el parodista que es capaz de captar esos elementos no codificados de una obra, enfatizar su carácter sistemático y así hacerlos perceptibles (y comunicarlos) a un tercero. Esta dimensión no comunicativa del estilo explica por qué el estilo de una época o un género contemplados desde una distancia histórica o cultural aflora muy claramente a la percepción lectora, sobreponiéndose los efectos de estilo a los elementos voluntaria e intencionalmente comunicados por el autor.

Así pues, según Olsen, un elemento estilístico sería a la vez no comunicado e intencional. Señala Patron que es problemática la división que hace Olsen entre elementos intencionales y no, pues es difícil trazar la raya entre unos y otros a la hora de describir una obra. Pero aún hay mayores problemas que hacen esta teoría un tanto decepcionante. De hecho, la noción que tiene Olsen de lo que es comunicativo y de lo que no es muy diferente de la mía, porque en lo básico no parte de una teoría comunicativa de la narración ni de la ficción. (De ahí en parte la extraña amplitud dada a la dimensión "no comunicativa" del estilo). Es decir, gran parte de lo que él considera no lingüísticamente comunicativo, ni narrativo, es para mí lingüísticamente comunicativo... y los auténticos rasgos de estilo no comunicativos (entendidos como gestualidad no codificada del texto) se encuentran mucho, mucho más allá del análisis que interesa a Olsen. (Algo de esta noción del estilo como gesto semiótico a interpretar por un tercero expuse en "Retroactive Thematization, Interaction and Interpretation", esp. nota 12).

También entra Olsen en el debate sobre el autor implícito, al que considera producto de un anti-intencionalismo vergonzante. Erróneamente, en mi opinión. Se trata de una estructuración de las intenciones comunicadas; mal se entiende el autor implícito sin recurrir a la intención. Lo que no deberíamos hacer es atribuirle al autor implícito todo elemento textual no comunicado.

[Inciso: sobre la cuestión del autor implícito (y problemas relacionados, como la narración no fiable) ha habido debates recientes que a veces más han contribuido a confundir que a clarificar la cuestión. Acaba de salir en la serie Narratologia el volumen de Tom Kindt y Hans-Harald Müller The Implied Author: Concept and Controversy (Walter de Gruyter, 2006). Estos autores son partidarios de conservar el concepto como exponente de un intencionalismo hipotético: al autor implícito le atribuimos el sentido de un texto. Y sin embargo rechazan que se le pueda considerar como un sujeto comunicativo.  Yo creo más bien que la función del autor implícito es irrenunciablemente comunicativa (incluyendo en "comunicación" no sólo cuestiones relativas a factualidad o veracidad sino también cuestiones valorativas y evaluativas—evaluaciones comunicadas). Y como digo no se puede atribuir alegremente cualquier "sentido" o elemento textual al autor implícito: antes bien, es una hipótesis comunicativa la que genera al autor implícito como sujeto textual. Al autor implícito no le atribuimos cualquier sentido de un texto, sino los sentidos que identificamos (o construimos) como intencionales, en especial los intencionalmente comunicativos.]

Distingue luego Olsen (como Pavel, dice Patron) entre la doble actitud del lector de ficción: "interna" (leyendo una narración, supuestamente factual, del narrador) y "externa" (leyendo una obra ficticia, responsabilidad del autor). La narratología clásica se ocupaba sólo de cuestiones "internas" y declaraba fuera de su ámbito las "externas". (Supongo que eso significa que mi libro Acción, relato, discurso sería una obra de narratología postclásica, pero a decir verdad no creo en estas dicotomías. Para mí, Wayne Booth es narratología, y lo es Henry James, y lo es Aristóteles, que también serían postclásicos según esta noción).

Los principios constructivos seguidos por el lector se adaptan en esta teoría de la obra de Kendall Walton:


Kendall Walton distingue deux principes d’inférences : le «principe de réalité» (p. 192), qui veut qu’en l’absence d’indications contraires, le lecteur imagine la fiction comme conforme à la réalité, et le «principe de croyances mutuelles» (pp. 203-204), qui demande au lecteur de solliciter, non ses propres croyances, mais celles que l’auteur a présupposées (ce deuxième principe est l’homologue du principe d’imagination directe dans le domaine de l’implicite).

Observa Olsen que las obras artísticas estos principios adoptan formas específicas (supongo que relativas a convenciones, épocas, contextos históricos, géneros—elementos que tenemos que tener en cuenta a la hora de comprender y juzgar una obra).

En la tercera parte, se ocupa Olsen de cuestiones de narratividad. Define así la narración (un tanto imperfectamente, al faltarle el término "representación"):


Contre les définitions anti-intentionnalistes et conventionnalistes de l’histoire, Olsen propose la définition suivante : «une histoire consiste en la succession chronologique de différents états liés par une causalité intentionnelle» (p. 227)  (...)  c’est-à-dire qu’elle concerne, non des événements quelconques, mais des actions humaines. Cependant, ces actions ne peuvent s’organiser pour former une histoire qu’en devenant l’objet d’une narration, c’est-à-dire, selon Olsen, d’une forme d’explication essentiellement rétrospective.
 
La representación de una sucesión, etcétera, diría yo. También la palabra "intencional" está mal aplicada en la definición, porque intencionalidad puede haber en el acto narrativo, y no en el acto narrado: es decir, en el acto de representar intencionalmente, en un acto de ligazón conceptual, un fenómeno cronológico-causal que en sí no es intencional (por ejemplo, cuando narramos la evolución de las especies, o la deriva de los continentes).

La temporalidad de la acción es prospectiva, dice Olsen; la de la historia (o relato), retrospectiva. Pero al ignorar la función retrospectiva de la narración implícita autorial, se queda Olsen sin poder justificar la naturaleza narrativa de formas como la novela epistolar, o el diario ficticio, o el monólogo interior, formas cuya lógica retrospectiva no puede situarse al nivel de los narradores, sino al nivel del autor implícito. Para Olsen hay en estas formas una historia o relato, pero no una narración. En efecto, no hay narración —globalmente entendida— al nivel ficticio, pero sí la hay al nivel autorial que Olsen, como tantos otros narratólogos, pierde de vista. Sí resuelve la cuestión de la narración omnisciente como juego narrativo en boca del propio autor (Esto me recuerda a la discusión que hacía yo del 'narrador-autor' y del 'autor-narrador' en Acción, Relato, Discurso). Pero no parece que el sistema de Olsen permita dar juego para decir que el autor "narra" cuando usa técnicas no primariamente narrativas (mediante cartas, pensamientos, etc.). Lo cual es contraintuitivo, pues de los novelistas decimos que son grandes narradores, y de la narración simple deriva, por emergencia, la narración artística y literaria.

Para Olsen, sin embargo, esta comunicación entre autor y lector no es comunicación narrativa, tiene lugar a algún otro nivel ajeno a las cuestiones de construcción imaginativa de la forma narrativa:


Le public sait que l’histoire fictive lui est communiquée par le romancier ou le réalisateur, mais il n’imagine pas qu’elle lui est communiquée par qui que ce soit. […]. De l’autre côté, il y a les œuvres de fiction comportant une communication fictive qui correspond plus ou moins à leur communication réelle.

Pues tampoco, diría yo. En las obras que incluyen un nivel ficticio de comunicación (entre narrador y narratario), esa comunicación en absoluto corresponde a su comunicación real (ni tampoco a la comunicación allí representada entre un autor y un lector implícito).

Así pues, Patron relaciona la teoría de Olsen con las teorías "no comunicativas" del relato tal como fueron formuladas por Kuroda y Banfield (un tanto paradójicamente, visto el desdén de Olsen por la obra de Banfield). Para ser más precisos, según Olsen en algunas novelas (las que no tienen relato ficticio) hay comunicación autor-lector, pero no hay narración. Para Olsen, en lo fundamental, la narración de ficción no es un fenómeno propiamente verbal o lingüístico. Esto es, según Patron, repetir el movimiento básico de la narratología clásica (o sea, ignorar la dimensión interactiva y comunicativa entre autor y lector). Esa paradoja de la narratología clásica la explicaba bien Rimmon-Kenan ("How the Model Neglects the Medium", 1989): "linguistics was indeed the master-discipline for narratology, but it was mainly applied to non-verbal aspects of narrative (such as its succession of events or “story”), rather than to its verbal medium". Le faltaba, naturalmente, una lingüística de la enunciación (más allá de Benveniste), una lingüística del acto de habla, y en suma, una pragmática del discurso. Patron echa en falta (en Olsen, en la narratología) una mayor atención a la lingüística y al análisis de intenciones e inferencias. Tanto en Acción, Relato, Discurso como en otros estudios más recientes he trabajado yo en esa dirección.



—oOo—

viernes, 2 de diciembre de 2016

La última vez que estuvimos en Portugal

La última vez que estuvimos en Portugal

Y hoy volvemos—esta vez a Lisboa. Y traeremos más fotos—scripta manent, imagines quoque.

Retropost #1244 (2 de diciembre de 2006): Hoy mejor sin humanos


Me pego la mañana intentando reservar unos billetes para un espectáculo en París. Primero desespero de un sistema, Billetreduc, que combinaba una pre-reserva en red con una llamada telefónica que había que hacer a continuación. Mal, porque comunicaba todo el rato. Así que me paso al otro, Cityvox, totalmente online... y al poco rato ya tenía los billetes comprados. No podemos competir. Esperemos que sea una pequeña alegoría del futuro: las máquinas para que trabajen, el humano a ver musicales... pero me parece que no irá todo así de suavecito. 


—oOo—

jueves, 1 de diciembre de 2016

The Future of Humankind

Walking Portugal

Walking Portugal


Ahí vamos, dentro de un rato.

Retropost #1243 (1 de diciembre de 2006): La falacia de la lengua oficial 'no propia'


Queja que he enviado hoy al Defensor del Pueblo, contra la legislación lingüística anticonstitucional del Estatuto de autonomía catalán aprobado hace poco—es decir, contra la legislación lingüística anticonstitucional que aprueba nuestro Congreso de los Diputados:

QUEJA
(Descripción de los hechos objeto de denuncia por presunta discriminación, vulneración de derechos, indicando, en su caso, la persona, agente, autoridad o administración que se considera responsable)

El artículo 6 del nuevo Estatut de Cataluña reza así:

ARTICLE 6. LA LLENGUA PRÒPIA I LES LLENGÜES OFICIALS
1. La llengua pròpia de Catalunya és el català. Com a tal, el català és la llengua d'ús normal i preferent de les administracions públiques i dels mitjans de comunicació públics de Catalunya, i és també la llengua normalment emprada com a vehicular i d'aprenentatge en l'ensenyament.

El punto siguiente pasa a definir como lenguas oficiales el catalán y el castellano, una oficialidad vaciada de contenido al haberse sustituido en la práctica de la Administración por la "lengua propia" (concepto no constitucional) definida en el punto citado.

Constituye una vulneración de derechos el dejar sin efectos oficiales en la administración a las LENGUAS OFICIALES, en favor de un concepto ("lengua propia") no reconocido por la Constitución e introducido sólo para vulnerarla, dejando sin efectos administrativos la oficialidad del castellano (o español) en Cataluña. El vaciar de contenido administrativo la definición de lengua oficial es una ofensa a la lógica, una contradicción en términos que resulta además en la vulneración de derechos de los castellanoparlantes en Cataluña.

Es un abuso que ha consentido a sabiendas la mayoría parlamentaria del Congreso de los Diputados, al aprobar esta redacción antijurídica en el Estatuto, dando lugar a una norma cuya anticonstitucionalidad debe ser expuesta por el Defensor del Pueblo ante el Tribunal Constitucional.



—oOo—

Retropost #1242 (1 de diciembre de 2006): El Ilusionista: Hidden in Plain View



Según nos dice la cartelera de RedAragón,

"El Ilusionista nos lleva a la Viena del siglo XIX, a una época en la que la ciencia y la magia se entremezclaban en la imaginación del público. Asistimos al duelo de ingenios entre dos brillantes actores, Edward Norton que interpreta al misterioso mago Eisenheim y Paul Giamatti que interpreta al perspicaz y racional inspector de policía Uhl, empeñado en descubrir los trucos del mago... Producción impecable, El ilusionista se sirve de un brillante guión lleno de ritmo e ingenio y de la personalidad de sus dos protagonistas para llevar al público de sorpresa en sorpresa."
(The Illusionist. Director: Neil Burger; intérpretes: Edward Norton, Paul Giamatti, Jessica Biel, Rufus Sewell...).


Es una película que mezcla de modo bastante satisfactorio una serie de temas inspirados en Nabokov y en Edgar Allan Poe. El enfrentamiento entre el escurridizo mago y el policía cogido en turbios complots políticos con la realeza, no puede sino recordar "La carta robada", de Edgar Allan Poe, un cuento sobre interpretación y prestidigitación. El artista como ilusionista, que baraja libremente los niveles de realidad creados en los mundos de su obra, viene de Nabokov (también las mariposas). El encantador pliega su alfombra mágica para hacer coincidir unos dibujos con otros, y crear una ilusión de continuidad… aunque los visitantes no avisados podrían tropezar en el pliegue.

Porque por supuesto hay algunos trucos que el ilusionista Eisenheim no podría hacer jamás ante el público, y que colocan a la película en el género fantástico y de entretenimiento. Por ejemplo, ningún ilusionista podría adivinar en medio segundo si el inspector de policía llevaba encima el colgante, y en qué bolsillo, de no ser por necesidades del argumento. Tampoco es creíble que desaparezca el cuerpo de la prometida del príncipe sin autopsia y sin que nadie investigue la cuestión; ni pueden trazarse planes tan arriesgados y alambicados, con personajes asesinos y violentos de por medio, sin que nada falle en el camino… eso únicamente puede hacerse mediante el ilusionismo del hindsight bias, la falacia de la retrospección guiada desde el final, falacia en la que el cine está especializado. ("La culpa de todo la tiene el guión", decía la canción de una serie infantil). Y así podemos desafiar al principio de realidad, moldear el final a nuestro gusto y conseguir a la chica.

Es decir, los trucos del ilusionista están escondidos a la vista de todos, como en "The Poerloined Letter". Al igual que los demás magos, Eisenheim emplea en sus números una mezcla de técnica sofisticada y de engatusamiento autoinducido del público, que—atento a lo que cree que va a ver—no ve lo que el mago hace realmente, y así no adivina sus trucos. Y eso que está ante la vista todos nosotros el procedimiento utilizado. En un momento metaficcional de la película, hasta se lo enseñan al policía Uhl, haciéndole un pase privado con un primitivo cinematógrafo: "Así es como crea Eisenheim sus ilusiones" – "Hm. Ya veo." (Y los espectadores aún lo creemos perspicaz por su escepticismo, cuando es todo lo contrario—pero claro, ni aquí ni al final puede Uhl salir de su propio nivel de ficción para desentrañar el truco. Ahí sí que difiere de los héroes nabokovianos de Invitado a una decapitación  o Barra siniestra).

Como en Total Recall, aquella de Schwarzenegger metido en una máquina de realidad virtual, nos lleva el Ilusionista a un mundo donde las leyes ordinarias están suspendidas. Y desde el público estamos en la posición del policía escéptico y racional, que no desespera de reducir a sistema lo que ha sucedido. Mal asunto si creemos que podremos echar la mano encima a los espectros conjurados por Eisenheim, porque, como él mismo dice, no pretendía sino entretenernos, y todo eran trucos. El cine  confiesa así (tanto aquí como en Total Recall) su auténtica vocación de máquina de sueños, sean cuales sean los ingredientes de conflicto moral o intriga política que se hayan utilizado. Todo queda supeditado a esa inmersión mágica en una realidad alternativa, con un poder inesperado para hacernos replantearnos las fronteras que separan lo sólido existente de lo creído o imaginado. Y esa es su función ideológica más seria.

Al final el inspector Uhl acepta la superioridad del mago, al descubrir que ha sido víctima del truco más gigantesco, el truco escrito en letras tan grandes que no nos fijábamos en ellas mientras intentábamos descifrar los trucos puntuales en letra pequeña. También en esta película flojea la realidad, cede el suelo, y con una reinterpretación súbita nos damos cuenta en el último minuto de lo que ha sucedido realmente… o casi nos damos cuenta, porque aún queda oculto (aunque proyectado en letras grandes a la pantalla) el mayor ilusionismo detrás del ilusionismo. Eisenheim, como el detective Dupin de Poe, encarna el punto de vista del narrador que ha diseñado la historia—si los lectores somos el inspector, al menos se espera de nosotros que seamos capaces de apreciar los trucos del mago, y su perspicacia al saber que puede realizarlos ante nuestras narices con plena libertad, porque estamos deseando verlos. Para eso hemos ido al cine.



—oOo—

miércoles, 30 de noviembre de 2016

ESPAÑA PAGAFANTAS: Daniel Gascón, con Trueba y 'contra los patriotas'

Volvemos una vez más al cansino "caso Trueba". En defensa de Fernando Trueba, Daniel Gascón saca un artículo "contra los patriotas". Con argumentación muy cercana a la de Trueba, criticando a nacionalistas, siendo espíritu libre en sus gustos y sin fronteras, etc. Argumentación toda irrelevante, porque ignora la cuestión central.

A saber, que Trueba se declaró—por hacer la gracieta o no, pero se declaró—enemigo de España, no sólo "no español" (otro punto donde no actúa en consecuencia, pues bien se cuida de hacerse apátrida). Dejó claro Trueba, en la medida en que tenga sentido algo de lo que dice, que en una guerra contra España, él siempre se pondría de lado del enemigo. De cualquier enemigo, se entiende. Y que su prioridad número uno es definirse no sólo como no español, sino como antiespañol, en el momento más crucial en el que podía dejar clara su postura.

Trueba quería dejar claro, en un público mezclado de cineastas progres, ministros apocados del PP y vascos muy vascos sin duda, que España existe sólo para despreciarla, burlarse de ella, hacer pim pam púm público con el país como si fuese un mono de goma, y por favor pásenme el cheque que no me proteste nadie. Que de antiespañolismo es de buen tono hacer gala en público, y facha quien haga objeciones.

Y que a ver si esos fachas dan más subvenciones al cine español, por español. Ya me están sacando la cartera.

La dimensión de esta grosería, la contradicción abismal, la fatuidad monumental de esta postura evidentemente no se le alcanza ni de lejos a Trueba. Ni a Gascón.  Para Trueba o Gascón, España es de derechas, sin duda. Ni saben dónde pisan, ni por supuesto tienen la menor noción de qué es patriotismo—de eso ya partimos.

En este pequeño torbellino de escándalo se ventila una cosa relevante: saber si el país en el que vivimos existe sólo para destruirlo y vejarlo... O NO. Si merece algo más, y es algo más, que un mono de feria o un pagafantas.

En cuanto a mí, le envié mi protesta a nuestra universidad por destinar más euros públicos a Trueba después de la ofensa pública hecha a todos, incluido a sí mismo—porque quien pronuncia en público la grosera melonada de Trueba, no sólo ha perdido el criterio, sino que se ha rebajado hasta algunos de los bajos fondos morales más mezquinos a los que se puede descender, y con ello se envilece. Aunque casi más delito tiene la Universidad de Zaragoza, si cabe, que el miserable Trueba—y que el patético y envilecido ministro del PP que no fue capaz ni siquiera de desautorizar al cineasta tras sus palabras, por no decir darle un bofetón ceremonial en público en lugar del premio.

Repito: quien pronuncia en público la grosera melonada de Trueba, no sólo ha perdido el criterio, sino que lo ha envilecido, y pretende envilecer el nuestro. Y quien le ríe la gracia, o sale en su defensa, no le anda muy a la zaga. Esperemos que este país y la causa de la libertad tengan algún día portavoces de más valía que los farsantes e impostores que actualmente los representan, dando y recibiendo premios.


—oOo—






Juan Carlos se rodea de tiranos en el funeral de Fidel Castro


Capilla de un viejo pazo abandonado

Capilla de un viejo pazo abandonado 2

80 años de la matanza de Paracuellos

Y el ogro Carrillo, favorito de las tertulias de la SER mientras vivió, sigue luciendo honores públicos, doctorado honoris causa de la Complutense, y calles dedicadas, como un prócer de la patria. Y lo es—del país que elige encumbrarlo a él y olvidar o insultar a sus víctimas:


Retropost #1241 (30 de noviembre de 2006): Polonio

(Un opositor público de la política del tirano Putin resulta envenenado al haber ocultado alguien polonio radiactivo en su casa).

POLONIO: Va a venir al momento. Mostradle entereza; decidle que sus locuras han sido demasiado atrevidas e intolerables; que vuestra bondad le ha protegido, interponiéndose entre él y la justa indignación que excitó. Yo, entretanto, retirado aquí, guardaré silencio.


—oOo—

Retropost #1240 (30 de noviembre de 2006): 2400 kilos de patatas, y bajando



"Estamos gastando lo que no tenemos" me dicen por la radio; "nuestra economía se basa en pilares no tan sólidos como los de nuestro entorno"...  Yo desde luego estoy en ese caso; hoy cobro, paga extra incluida, y ya se lo lleva todo de un bocado la primera factura que tengo que pagar. Tendré que vivir de patatas el resto del mes. Claro que patatas, hace apenas unos meses, menos de un año, con mi sueldo mensual se compraban en el super de la esquina más de 7000 kilos de patatas; hoy se compran 2400. Ya me vale de patatas, claro. Hoy comentábamos que la pérdida espectacular del poder adquisitivo empezó con el euro (100 pesetas = 1 euro, como indica el tamaño mismo de la moneda. Claro que nos dijeron que eran 160 y pico, y nos dieron 100...). Luego, con la inflación del ladrillo. En mi barrio, va el metro cuadrado a más de un millón de Lasantiguas. Y aún se supone que tienes que invertir en ladrillo; será en medio ladrillo. Menos mal que el Gobierno nos va a subir el sueldo un 3% el año que viene. Entretanto, yo casi estoy pensando invertir en patatas, para cuando me toque una por día.

Y de momento la semana que viene nos vamos, imparables, a París—a terminar de chafar lo que no tenemos.





—oOo—

 

martes, 29 de noviembre de 2016

Puerto de Vigo estilo pintura

Puerto de Vigo estilo pintura

Will Durant - The Philosophy of Spencer

Retropost #1239 (29 de noviembre de 2006): Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation



espiral 

Añado a la web este artículo que ya va cumpliendo años. Empezó como una comunicación en español para un congreso. ("Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman", XXVI Congreso AEDEAN, Santiago de Compostela, diciembre de 2002). Por error de los editores se quedó fuera de las actas... así que lo convertí en un artículo en inglés que envié a un número especial sobre La interfaz Lengua/Literatura que publicaba la revista BELL (Belgian English Language and Literature) —nueva serie, vol. 2 (2004).

 Una versión en español ligeramente diferente apareció como "Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman" en un volumen de homenaje a Gadamer, Hans-Georg Gadamer: Ontología estética y hermenéutica. 

_________

 Texto del artículo en inglés y español, impreso y en repositorios:

José Ángel García Landa.  "Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman." En Hans-Georg Gadamer: Ontología estética y hermenéutica. Ed. Teresa Oñate y Zubía, Cristina García Santos y Miguel Ángel Quintana Paz. Con el "Grupo de Investigaciones estético-políticas Palimpsestos". Facultad de Filosofía, UNED. Libro + DVD: "Gadamer: memoria de un siglo". Madrid: Dykinson, 2005. 679-88.  http://www.uma.es/gadamer/OnateI.htm

_____. "Tematización retroactiva, interacción e interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman." iPaper en Academia.edu 1 junio 2011.*

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman / Tematización Retroactiva, Interacción e Interpretación: La espiral hermenéutica de Schleiermacher a Goffman (Spanish)" PDF en red en Social Science Research Network 17 junio 2011

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." BELL (Belgian English Language and Literature) ns 2 (2004):  155-66.* (Special issue, "The Language/Literature Interface). http://www.baahe.be/BELL2004.html

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." PDF en red en Net Sight de José Angel García Landa 29 Nov. 2006.

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." iPaper en Academia.edu (2010)

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." PDF en red en Zaguán 3 Feb. 2009.

_____. "Retroactive Thematization, Interaction, and Interpretation: The Hermeneutic Spiral from Schleiermacher to Goffman." PDF en red en Social Science Research Network 1 junio 2011.






—oOo—

Retropost #1238 (29 de noviembre de 2006): Varia noticia



  
Coral aprueba


- Y estreno un nuevo contador: Google Analytics (para las visitas de Vanity Fea). Miedo me da firmar los contratos que redacta el ejército de abogados de Google, pero en fin, allá va. Por cierto, me pregunto quién me visita tanto desde Lima, en concreto.

- He visto recientemente a mi hermana Amayita, y hasta me he enterado en qué casa vive (en Zaragoza, calle Delicias) después de muchos años. Y es que soy un dejado, ya se sabe. Pero ella también será comodona, ¿eh? O igual es que somos "hermanos lejanos" (yo el primero y ella la última). Bueno, pues hay que anunciar que, como la Princesa de Asturias, espera niña. En este caso a la Constitución le da igual, y a la constitución de Amaya también; sigue teniendo paz interior (barriga incluida—pues lucía una hermosa). Dicen que las niñas alteran menos la hormona, no sé. Desde luego, el género femenino, en general, tiene la hormona menos alterada de por sí. 




—oOo—

Un par de cosas sobre INFERNO

Me refiero a la película "de Tom Hanks" basada en la novela de Dan Brown. Aquí trailer etc.:




Bien, la novela ya la reseñé en su momento (ver abajo). Aquí no quiero reseñar la película (que es "película de Dan Brown") y en esa medida no muy interesante, sino sólo observar un par de cosas al respecto.

- Una, la transformación del argumento y consiguientemente de algunos personajes. Principalmente, el genio maléfico Zobrist es aquí más nazi y malvado, pues pretende realmente crear una enorme mortandad pandémica en la especie humana—algo que en el libro era sólo un argumento de distracción y una suposición equivocada. Allí Zobrist extendía una plaga que alteraba el genoma de la especie humana de manera que sólo una parte aleatoria de la especie fuese fértil (o sea, una esterilización al azar de la futura población) con el fin de impedir el colapso de la civilización y del ecosistema, y el apocalipsis infernal de la superpoblación.  No era un genio maléfico, sino ambiguamente benéfico, pues los peligros de la Sexta Extinción se presentaban como vívidos y reales. Aquí están en boca de Zobrist esos peligros, en sus conferencias y demás, pero la película los presenta como parte del razonamiento de un fanático genocida—no muy fiables que digamos. (Bueno, paso por alto la psicología inconsistente de la protagonista Siena y el argumento rocambolesco, un mero truco barato a lo Dan Brown para tener al espectador entretenido y distraído). Pero digamos que la novela sí se inspiraba (remotamente si se quiere) en un problema presentado como real y acuciante. Aquí el problema o no existe, o se traspapela, pues al evitar la matanza de Zobrist, que tampoco era, digamos, un remedio, el problema diagnosticado por él sigue intacto. Y la película no propone otra solución que perderlo de vista.

Vamos, ejemplar... a su manera. Y sintomático. Quizá sea el elemento de realismo (involuntario, claro) más prominente en la película, pues eso es lo que venimos haciendo con la cuestión del crecimiento exponencial de la población humana—perderlo de vista y suponer que no supone problema. Sigamos creciendo, que para eso estamos en el Antropoceno, mientras nos dure. Al final de la película tenemos, sin embargo (no se sabe si a modo de la mano de Carrie saliendo de la tumba) una imagen final de la siniestra máscara mortuoria de Dante. La interpretación es libre.

- Otra cosa. En las conferencias apocalípticas de Zobrist se hace referencia a Bartlett y a su aritmética elemental del crecimiento la población y del agotamiento de los recursos; también en sus conversaciones de pareja terminal con Siena hablan de estar "un minuto antes de la medianoche." Que es donde estamos nosotros también—o estaremos bien pronto. Esto se refiere a una famosa conferencia de Albert A. Bartlett (de 2002) que puede oírse, en inglés, aquí. A mí me resultó tan interesante que me tomé la molestia de traducirla y transcribirla. Se titula ARITMÉTICA, POBLACIÓN Y ENERGÍA, y está aquí. No esperaba verla citada en una película tipo best-seller—vaya, que soy yo el traductor de esta cosa tan supuestamente central en la película, mira por dónde.

Pero bueno, no nos perdamos en vanidades, porque la aritmética sí es alarmante, si se molestan en oír el razonamiento; lástima que se escamotee la cuestión en la película, o se emplee como el argumento del malo. Así va Estados Unidos.... y eso con Obama. Porque como Trump no se pegue un trompazo en la cabeza y cambie de ideas, aún iremos a peor de aquí en adelante, vista su intención declarada  de desentenderse activa y militantemente de temas ecológicos y medioambientales.

Y aquí estaba mi reseña sobre Inferno el libro:




—oOo—












lunes, 28 de noviembre de 2016

Norah Jones Singing About You (Live in Concert)

Austen, the 'Regional' Novel, and Scott




(From The Short Oxford History of English Literature, by Andrew Sanders)

Wordsworth, goaded by the high poetic standing accorded to Crabbe by the critics of the great early nineteenth-century journals, consistently denigrated his rival's work. In one of his sharper asides he even ventured to compare Crabbe's poetry to Jane Austen's fiction. Though he admitted that her novels were 'an admirable copy of life', he nevertheless insisted that he could not be interested in 'productions of that kind' and, he protested, 'unless the truth of nature were presented to him clarified, as it were, by the prevailing light of imagination, it had scarce any attraction in his eyes'. Wordsworth's comment suggests something of the breadth of the gulf which seemed to separate the new poetry from the staid, older fashion of a literature which aspired merely to represent nature by copying it. The idea of the transforming power of the imagination, which was to become so much of a commonplace of subsequent criticism, cannot uniformly be applied to the literature of the English 'Romantic' period, nor can the absence of visionary gleams or pervading lights be now seen as crucially detrimental to a substantial portion of the poetry and the fiction of the period. Jane Austen (1775-1817) was, according to her first biographer, an admirer of Johnson in prose, Crabbe in verse, and Cowper in both; she 'thoroughly enjoyed' Crabbe's work and would sometimes say 'in jest' that if ever she married at all 'she could fancy being Mrs Crabbe'. Such conservative tastes in matrimony and literature should not be viewed as inconsistent either with Austen's own work or with the opinions of many of her original readers.

J. Austen-Leigh's memoir of his unmarried aunt assumes that she shared the feeling of 'moderate Toryism which prevailed in her family'. Austen's novels ostensibly suggest little active political commitment or deep involvement in national and international affairs. The class to which she belonged, and which her fiction almost exclusively describes, had largely remained unruffled and unthreatened by the ructions across the Channel, but the immediate aftermath of the French Revolution, the long-drawn-out conflict between Britain and France and the active risk of a French invasion, left few families untouches by the Napoleonic Empire and the domestic and foreign policies of the succession of repressive Tory governments. Although a well-connected cousin of the Austens had died on the scaffold in France, and although the novelist's two yhounger brothers served as officers in the navy in the great campaign against Napoleon, any discussion of revolutionary politics is eschewed and the war remains a relatively marginal (or at least, largely male) concern, even in novels such as Mansfield Park and Persuasion which introduce naval officers as characters. The desperate domestic measures introduced by British governments to counter political dissent, notably the frequent suspension of the Habeas Corpus Act (which secured the liberty of the citizen against arbitrary imprisonment) and the emergency legislation aimed against all kinds of 'sedition' (such as the enforcement of the Combination Acts), are passed over silently. The agricultural depression which left many farm labourers destitute and the widespread evidence of rural pauperism is glanced at only as the occasion of genteel charity or, as in the case of Lady Catherine de Bourgh in Pride and Prejudice, as an occasion for scolding the poor 'into harmony and plenty'. The vast advances in industrialization and imperial expansion, and the social earthquake consequent upon both, elicit mere allusions. The upper-middle-class world of Austen's fiction is seen as secure in its values, its privileges, and its snobberies. It is a society which defines itself very precisely in terms of land, money, and class and it accepts that rank is an essential guinea-stamp. Its awareness of geographical space is generally revealed only with reference to far-flung estates and the incomes derived from them, and to forays into the fashionable society of London or Bath. Its attachment to nature and to natural scenery is expressed in transitory enthusiasms for picnics at Box Hill and trips to the seaside or for parkland disciplined and tidied up by landscape gardeners.

Jane Austen is far too subtle, challenging, and inventive a novelist to be usefully defined by negatives. Her work may seem to stand apart from the preoccupations of many of her literary contemporaries, but it remains very much of its time. It is, in many significant ways, defined in Christianly conservative, but not necessarily reactionary, terms against current radical enthusiasts. It should also be seen as standing in, and presenting variations on, an established fictional tradition. Where new writers who had espoused Jacobin libertarianism spoke of rights, Austen refers to duties; where they look for steady human improvement, she remains sceptical about the nature of the fallen human condition. The late eighteenth-century cultivation of sensibility and sentiment, and the new 'Romantic' insistence on the propirety of passion, are consistently countered in her novels by an ironic exposure of affectation and by a steady affirmation of the virtues of restraint. Austen chose her own literary limitations, not simply because she held that 'three or four families in a country village' were an ideal subject for the novel, but because her omissions were considered and deliberate. Her moral message is infused with an ideological insistence on the merits of good conduct, good manners, sound reason, and marriage as an admirable social institution. She never scorns love, but she balances its often disconcerting and disruptive nature with a firm advocacy of the complementary qualities of self-knowledge, self-discipline, and practicality. Her heroines can be as vivaciously intelligent as Elizabeth Bennett and as witty, egotistic, and independent as Emma Woodhouse, but both, like the essentially introspective Elinor Dashwood or the passive and self-effacing Fanny Price, are finally brought to mature judgement and, by proper extension, emotional fulfilment. The narrative line of Sense and Sensibility (1811), which balances maturity against impulsiveness, also systematically undermines the attractions of superficial glamour and contrasts conflicting value systems and ways of seeing. In the two other novels which were probably begun in the 1790s and later revised, Northanger Abbey (1818) and Pride and Prejudice (1813), first impressions, illusisons, and subjective opinions or prejudices give way to detachment, balance, reasonableness and, more painfully, to humiliating reassessment. Mere cleverness, wit, or spontaneity, though admirable in themselves, are never allowed to triumph without being linked to some steadier moral assurance.






















To be continued...




Dos chicas on the rocks

Dos chicas on the rocks

Kate Bush at The BBC

La Universidad de Zaragoza invita a Fernando Trueba al ciclo "La Buena Estrella"

 Esta tarde. Y yo le contesto así a Actividades Culturales de nuestra universidad:
¿Qué razón hay para invitar a un personaje que, cuando le entregan un premio nacional, lo recoge por la pasta, pero aclara que desprecia a quienes se lo dan, es más, que es enemigo suyo? Que está con el enemigo—como si los españoles no tuvieran enemigos, o fuese cosa de chiste. 

Conste mi protesta por la invitación con fondos de la Universidad de Zaragoza a este impresentable. Que lo invite el enemigo.


Lo que se ventila en el (irrelevante de por sí) "caso Trueba" que tanta tinta virtual ha hecho correr últimamente, no es si su película es buena o mala—como que no hay películas buenas que fracasan, y malas que tienen éxito, y como que la publicidad escandalosa no puede llevar público a la sala en lugar de detraerlo. Eso es, insisto, irrelevante.

Lo que se ventila es un asunto de si existen unos mínimos de dignidad y de decencia política en España. Trueba declaró no sólo que España le es indiferente y que no va con él, excepto a la hora de llevarse el dinero, haciendo un feo explícito, y a la hora de exigir más subvenciones para su cine. Vamos, España como pagafantas.

Lo que se ventila es si el antiespañolismo fashion va a ser reído, aplaudido y premiado (como lo fue en esta innoble ceremonia del País Vasco, con un pusilánime ministro del PP). Si el país en el que tenemos que vivir en común, incluyendo a Trueba, que no quema su DNI y pide más subvención, está ahí sólo como mono de goma para darle leña. Si el antiespañolismo es un proyecto que haya de ser viable, vitoreable, y premiable en España.

Yo opino que NO. Porque la opinión contraria no es sólo indecente—es una contradicción en términos, como este sujeto cuya estrábica mirada parece el símbolo mismo de la contradicción y sesgo insufrible de sus planteamientos.




—oOo—

El blanqueamiento del dictador Castro

Retropost #1237 (28 de noviembre de 2006): Minas virtuales, oro real



Vía Loïc Le Meur: 500.000 chinos se sacan un sueldo trabajando en las minas de oro virtuales de World of Warcraft, y revendiendo su oro a los occidentales que se lo curran menos pero que están dispuestos a pagar para hacer avanzar a su personaje. ¿500.000? Bueno, como si son 500; es curioso que se pueda vivir de palear oro virtual, pero ya ven.
Podría verse como una forma de ayudar al Tercer Mundo (al segundo más bien, parece) que estamos dispuestos a practicar los decadentes occidentales: pagarles al pagarnos nuestros vicios.
No es tan distinto de lo que hacemos al ir a ver una película cuyos efectos especiales han sido apañados en talleres de diseño por ordenador deslocalizados a la India. Y bien mirado, todos excavamos en minas virtuales para satisfacer las necesidades imaginarias del vecino.

¿A quién le interesa un juego donde se ganan puntos si tienes fondos para pagarte jugar con ventaja? Pues a todo el mundo, seguramente. La vida (virtual o real) es así; es un juego con cartas marcadas y con tahures experimentados.

Pero en todo caso las relaciones entre virtualidad y realidad, y sus vasos comunicantes y sus transvases mutuos, no dejan de sorprendernos. The World (of Warcraft, too) is a Stage.





—oOo—

domingo, 27 de noviembre de 2016

Kate Bush - Tour of Life (1979)

Thomas Hobbes and the State of Nature




He gets it all (or nearly all) wrong. Hobbes is not proposing the way political order "should be". He DESCRIBES the way political order works, actually works. Leviathan is not a proposal for the improvement of society: it is an analysis of the actual workings of society and power, not a blueprint for a better society.

Evening Seagull

Evening seagull

Retropost #1237 (27 de noviembre de 2006): Soundless Fury


Comentando títulos shakespeareanos para un blog, veo que salen muchos del famoso parlamento "Signifying Nothing" de Macbeth, aquel que dice

To-morrow, and to-morrow, and to-morrow,
Creeps in this petty pace, from day to day,
To the last syllable of recorded time;
And all our yesterdays have lighted fools
The way to dusty death. Out, out brief candle!
Life's but a walking shadow; a poor player,
That struts and frets his hour upon the stage,
And then is heard no more; it is a tale
Told by an idiot, full of sound and fury,
signifying nothing.

 What a load of possibilities for blog titles in that quote. Just imagine (with the right image):

- "Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow"

- "This petty pace (from day to day)"

- "The Last Syllable of Recorded Time"

Or again:

- "All Our Yesterdays"

Or "Lighted fools" (screen, readers, etc.- not nice, that one, and I'd also drop "Tale told by an idiot")

- "The Way to Dusty Death"

- "Brief Candle"

- "Walking Shadow"

- "Strutting and Fretting"

- "Sound Fury"

- "The Signifyin' Nothing"

Take your pick!

Aún me dejo unos cuantos en el tintero/teclero:

- "Life's Butter"
- "Out! Out!"
- "Poor player!"
- "My Hour Upon the Stage"
- "A Tale Told by a Walking Shadow" (este para blogs anónimos)
- "Herd No More"
- "Tu morro & tu morro & tu morro Too".

Sigo actualizando, naturalmente, mi Shakespeare blog particular, que utilizo como sitio de apoyo e información a las clases sobre Shakespeare que estoy dando este cuatrimestre.

En otro mood (fretting, soundless fury), envío al Rincón de Opinión de mi universidad una opinión que añado a mi post que reza "Si la ley no lo prohibe explícitamente... estamos cubiertos".






—oOo—

Mi fotoblog

Mi fotoblog
se puede ver haciendo clic en la foto ésta de Termineitor. Y hay más enlaces a cosas mías al pie de esta página.